©2019 por Colegio Mayor Universitario "José Manuel Estrada".

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de YouTube

Con orgullo, celebramos las recibidas de dos ex socios de nuestra institución

   El pasado miércoles 4 de septiembre se recibieron Martín Aragón y Agustín Abeldaño ex integrantes de nuestra institución. Presentaron su tesis “Parque tango ‘Habitar la ladera’” y obtuvieron su título de arquitectos.

   Agustín, oriundo de la ciudad de Villa María, comenzó sus estudios en 2012. Participó activamente de las comisiones de Útiles y Gráfica, Intendencia, Recreación y de la Revisora de Cuentas. Dejó la institución a mediados del 2017.

   Martín, nació en la ciudad de Bariloche, dio inicio a sus estudios universitarios en 2013. Además de formar parte de las comisiones de Utilería y Gráfica (la cual fundó) y Recreación, asumió los cargos de ProTesorero en la Comisión Directiva período 2015-2016. Renunciando a su condición de socio a mediados de 2017

   Les hicimos unas preguntas a los chicos para que nos cuenten su experiencia a lo largo de su estadía en el Colegio Mayor.

 

 

Martín, Agustín y Leo exponiendo

 

 

 

 ¿Cuál fue su primera impresión al entrar al Colegio Mayor Universitario?

 

Martín: Me di cuenta enseguida que no era una residencia común porque habían vínculos. Era muy distinta a otros lugares por los que había pasado. Acá los chicos se relacionaban, estaban charlando, cocinando, había una intimidad, los unía algo que no era simplemente estudiar. Me incluyeron desde un inicio inclusive sin conocerme. Me sentí cómodo.

Agustín: Quedé sorprendido con el sistema de organización que llevaban dentro, donde cada uno de los integrantes cumplía una función y todas las actividades eran en comunidad. Otro aspecto que me sorprendió fue el compañerismo, yo venía de vivir dos años en departamento y estaba acostumbrado a la vida individual, cuando llegué al CMU me encuentro con que todas las actividades se realizaban en grupos. 

 

¿Qué les enseñó la casa que no les enseñó la universidad?

 

Martín: A vivir en comunidad, principalmente, a tolerar porque en la facu no necesitaba eso, si no me caía bien alguien, lo esquivaba. El lugar da para que se cree ese vínculo de gente que vive en un mismo lugar. El respeto, fundamentalmente, a distintas formas de pensar, distintos gustos, todos tenemos algo en común, entonces hay que respetarlo. Cocinar, limpiar, antes no era un problema y ahora lo era. Recuerdo que el tiempo que viví solo y me hacía fideos o arroz y vivía con eso (risas).

Agustín: La universidad te da herramientas para cumplir un rol determinado en el ámbito laboral de esta sociedad. El Colegio, redobla la apuesta y sumado a formar buenos profesionales también forma buenos ciudadanos inculcando valores para desenvolverse en la sociedad.


 

Los chicos después de la exposición

 

 

¿Cómo fue su paso por la institución?

 

Martín: Al principio estaba descolocado, porque por más que me gustaba el lugar, no conocía a nadie, estaba como perdido hasta que me empezaron a ubicar. Cuando me empezaron a encaminar con el fin de la institución, me empecé a sentir parte. No quería ser un socio más, sino marcar el paso aunque creo que no traía nada para aportar y todo lo que aprendí, lo hice acá. Me costó darle un cierre al último, me costó mucho por querer darle mucha atención a la facultad sin descuidar el lugar.

Agustín: Puedo decir que fue bueno, pude haber dado más de mí dentro del colegio pero por circunstancias externas siempre tuve complicaciones. 

 

¿Cuál es su mejor recuerdo dentro del Colegio?

 

Martín: Son muchísimos… Si quisiera sintetizar, el evento que hicimos para los 60 años. Más que nada por lo que conlleva eso, todos unidos por el mismo fin. Muchas cosas para contar, anécdotas. Emocionante, felicidad, emotivo todo al mismo momento. Mi mamá hizo la torta para ese evento y era de las pocas mujeres. Me marcó mucho, todos la saludaban y preguntaban por ella, siempre es bien recibida acá y eso me hizo muy feliz. 

Agustín: Elegir uno es difícil, pero obvio que me quedo con mi recibida. El ver como todos los socios y aspirantes se movilizaron para asegurarse de que salga todo perfecto fue el regalo mas lindo que pudieron haber hecho. Era nuestra noche (hablando también por los otros chicos) y todos pusieron muchísima voluntad en hacerla pasar genial. Sí, ese recuerdo ocupa el primer lugar y lo voy a llevar toda la vida.

 

¿Consideran que hay alguna forma de devolver a la institución todo lo que les dio?

 

Martín: Sí, creo que sí. Me gustaría estar en la Comisión Directiva nuevamente. Es muy difícil porque no tengo un equilibrio en mis tiempos, ahora estoy buscando eso y me gustaría volver como Consejero para poder devolver un poquito de todo esto. 

Agustín: Hay mil formas de poder devolver un poco de todo lo que el colegio nos brindó. Hablando en mi caso particular, desde que me fui nunca deje de visitarlo cada vez que podía, creo que mantener los lazos de amistad con mis ex compañeros de convivencia y generar nuevos lazos con las nuevas camadas es una forma de devolver. 

 

¿A quién o a quienes le deben parte de este logro?

 

Martín: Principalmente, a mi familia, después el CMU en sí como institución más allá de la gente porque no puedo nombrar a todas las personas y a la familia que tengo ahora sobre todo estos últimos tres meses porque nadie me habría bancado tanto.

Agustín: Una gran parte de ese logro es gracias al colegio porque en el año 2014 tuve un problema económico muy grande en el cual, de no haber conocido el CMU tenía que dejar de estudiar y volverme a mi ciudad. Entonces, desde mi parte esta institución tiene el respeto que se merece.

 

 

Martín y Teo, su hijo

 

 

 

¿Hay algo que quieran decirle a los futuros socios?

 

Martín: No se desanimen por no encontrar qué lugar ocupan, es un proceso que se va ganando con el tiempo, si no ven logros como el ingreso, entrar en el cd o en el Colegio en sí, es todo cuestión de tiempo. Siempre va a haber algo para dar, pero antes hay que querer el lugar y querer ser parte pq puede ser que no sea para uno y está perfecto. Pero de no ser el caso, dar manos para quedarse. No mezclar tus defectos con eso porque siempre hay algo para aportar y opacan los defectos. No estar conforme, decirlo y comunicarlo porque puede cambiar el lugar.

Agustín: Que tuvieron la suerte de caer en un lugar privilegiado y van a aprender cosas que les va a servir para toda la vida. Posiblemente ahora cuestionen muchas situaciones y otras no logran entenderlas. Pero a la larga no en vano todos los ex socios queremos tanto ese lugar. Otro consejo es que nunca olviden el porqué de estar en Córdoba, muchas veces van a fracasar y va a parecer que el título es algo que está muy lejos, pero se llega, con esfuerzo y perseverancia se logra tener un título universitario y esa es una de las mejores formas de devolverle al colegio todo lo que da.

 

Agustín (izquierda) y Martín (derecha) con sus respectivas placas

 

 

¿Algunas últimas palabras?

 

Martín: Estoy muy contento con el rumbo que está tomando. Siempre se dice “El cmu está peor” y para mí es todo lo contrario y no sé si mi camada y yo lo podríamos haber hecho y lograr el ritmo que están tomando. Van bien, no pierdan la motivación.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Ultimas noticias
Please reload

Archivo
Please reload

Etiquetas
Please reload

Suscripción RSS
RSS Feed